Harina integral, leche de sésamo, un plátano muy maduro, levadura de cerveza, azúcar, aceite y sal. Todo a la batidora y listo, un desayuno de campeones.