El tomate, ese manjar que nos da la tierra, es el protagonista de esta sopa de tomate marroquí que hemos adaptado a nuestro modo. El plato es muy sencillo, no hay que ser ningún chef Michelín para prepararla, solo hay que dedicar un poco de cariño y tener muchas ganas de hincarle el diente para pillarle el puntito. Garantizamos que levanta el ánimo en un mal día y te deja con muy buen saborcillo de boca.




Es un plato muy nutritivo, ya que además del tomate, de cuyas múltiples propiedades hablaremos en otro post, tiene garbanzos y lentejas, unas legumbres muy ricas en nutrientes y proteínas. ¿Qué, te animas?

¡Vamos a por ella!

Ingredientes para 4 personas:

  • 4 tomates de tamaño normal (si puede ser de pera o en general muy maduros/rojitos)
  • 1 cebolla o medio puerro
  • Media tira de apio
  • Un bote de garbanzos cocidos
  • 5 o 6 puñados de lentejas secas
  • 150-200 gramos de fideos
  • 3 o 4 dientes de ajo
  • Pimienta
  • Pimentón
  • Sal
  • Azúcar
  • Laurel
  • Agua
  • Aceite

Cómo preparar la sopa de tomate:

  • Cortamos la cebolla o el puerro (o los dos, más rico si cabe) y lo sofreímos con un poco de sal y pimienta. Cuando empiece a soltar su agüilla, le echamos los ajos en láminas. Lo dejamos sofreír hasta que se empiece a dorar la cebolla.
  • Ahora le echamos los tomates troceaditos o triturados y sofreímos todo unos minutos más. Al final, echamos un poco de pimentón y le damos un par de vueltas.
  • Añadimos agua al gusto, si os gustan las sopas muy caldosillas, bastante agua, y si os gustan más bien espesas, pues menos agua. Va a estar rica igualmente.
  • Entonces le echamos el laurel, las lentejas, sal y azúcar. Como el tomate es ácido, hay que corregir esa acidez con azúcar; esto también va al gusto, si os molesta mucho la acidez, habrá que echar bastante azúcar, o también se le puede añadir zanahoria al sofrito; como es dulce, le bajará un poco la acidez también.
  • Dejamos hervir durante 45 minutos a fuego muy lento, el típico “chup chup” como cocinaban nuestras abuelas.
  • Le echamos los garbanzos y que hierva todo unos diez minutillos más.
  • Echamos los fideos siguiendo las instrucciones de cocción del paquete.

¡Y tachááán! Una sopa de tomate que quita er sentío. Se nota sobre todo si los tomates son de temporada… ya es una locura, pero aunque no sean de temporada también queda muy sabrosa.