Creo que de todas las recetas veganas que hemos probado últimamente, esta es la que mas nos ha gustado… Menudo sabor adquirió gracias a la paciencia que tuvimos, porque la verdad es que requiere un poco de tiempo y hay que saber contenerse para no ir picando mientras se prepara.

Primero preparamos la salsa de tomate con cebolla, zanahoria, ajo, un kilo de tomates, sal, azúcar y pimienta, hasta que quede espesita, porque si no luego en la lasaña suelta mucho líquido.

Después salteamos las verduras en el wok: berenjena, calabacín, pimiento rojo, pimiento verde, champiñones, guisantes y brócoli.

Salteado de verduras en el wok

Después, añadimos la salsa de tomate a las verduras para que se mezclaran bien los sabores durante un rato y, mientras, fuimos cocinando la bechamel vegana: medio litro de caldo de verduras que nos había sobrado de una sopa, 50 gramos de harina integral de trigo, un cucharada de semillas de lino, media cucharadita de nuez moscada, pimienta, sal y aceite.

Montando la lasaña en capas

25 minutos en el horno y a disfrutar de un placer increíble…