Tener un bebé es una de las cosas más bonitas que te puede pasar en la vida, si además lo haces de la forma más ecológica posible, podrás llegar a tener una satisfacción plena.

Te queremos contar algunas pautas que podrías llevar a cabo para ser ecológico cuando tienes un bebé, algo que en ese momento parece impensable ya que solo piensas en criar y educar a tu hijo de la mejor manera posible, sin más distracciones, porque crees que ya tienes bastante con aprender lo difícil que es la maternidad o paternidad.

La crianza ecológica es una elección que deberías considerar, tanto por tu salud como por la de tu bebé.

Por preservar el planeta, cuidar del medio ambiente y para que tu hijo pueda disfrutar de él en las mejores condiciones. Debemos entender que si no nos concienciamos y creamos consciencia sobre los cuidados sobre el medio ambiente, en unos años andaremos con mascarillas y comprando agua a precio de oro.



Ser ecológico a la par que mamá/papá

Cuando vas a tener un bebé, las primeras pautas para ser ecológicos debemos empezarlas desde el embarazo. Te presentamos algunas de ellas:

Durante el embarazo

  • Tenemos que intentar comer productos ecológicos, naturales y de temporada. Los productos de temporada necesitan menos productos químicos para crecer.
  • No frecuentar lugares donde haya mucho humo o productos tóxicos o químicos en el ambiente.
  • Sobre todo no fumar ni beber.
  • Podemos pintar toda la habitación de nuestro bebé con pintura ecológica.

Habitación con pintura ecológica

Después del embarazo

  • La lactancia materna es una de las mejores formas de alimentar a tu bebé, además de ser totalmente ecológica.
  • A partir de los 6 meses, incluye verduras y frutas ecológicas en la dieta de tu hijo.
  • Utiliza pañales ecológicos.
  • Infórmate antes de comprar cualquier chupete o biberón de plástico, algunos están compuestos por productos nocivos para la salud.
  • Utiliza productos ecológicos para la limpieza de la ropa de tu bebé.
  • Toallitas y productos ecológicos para el aseo del bebé.
  • El colecho es una forma de crianza ecológica. Plantéate hacerlo.
  • Compra juguetes ecológicos.
  • Utiliza el menor plástico posible en cualquier cosa que esté relacionada con tu bebé

En general si llevas una vida más natural, ecológica y respetuosa con el medio ambiente durante el embarazo y después de él, estarás protegiendo tu salud y la de tus hijos, crearás conciencia en ellos con tu ejemplo y les darás una educación más responsable y respetuosa con el mundo.