El compostaje se está convirtiendo, poco a poco, en una prioridad para muchos ciudadanos concienciados con la salud de nuestro planeta. Compostar es una tarea bastante fácil de realizar y existen muchas formas y tipos de composteras, incluso para interiores, con lo que ahora resulta muy cómodo el compostaje en cualquier tipo de vivienda; además, cada día son más los barrios, pueblos y ciudades que instalan composteras en los jardines o sitios específicos en los que puedes depositar tus restos orgánicos.

Para realizar un buen compostaje es necesario seguir unas pautas muy sencillas; depositando los restos orgánicos de nuestro día a día, podemos obtener un compost rico en nutrientes y que luego podremos también utilizar en nuestras macetas o huerto para abonarlos.

Es cierto que debemos tener en cuenta ciertas reglas y no añadir cualquier alimento a nuestra compostera y en este post queremos explicarte qué productos NO debes añadir a tu compost o, en su caso, añadirlos en muy pocas cantidades y con ciertas precauciones.

11 Ingredientes que no debes compostar

  1. Excrementos: Ni de animales, ni de humanos, es evidente que pueden traer enfermedades que no queremos.
  2. Huesos: Ni de pollo, ni de conejo, ni de cerdo… Los huesos no se van a descomponer en el mismo tiempo que el resto de alimentos.
  3. Raíces: No añadas nada a tu compost que pueda proliferar, no te saldrá un buen compost.
  4. Malas hierbas: Ten cuidado con estas plantitas ya que proliferan en el compost y puedes extenderlo a todo tu huerto.
  5. Plantas enfermas: No queremos que la plaga se extienda por nuestro compost.
  6. Papel impreso: No es bueno añadir mucho papel al compost, ya que contiene blanqueantes y productos químicos que no queremos, pero mucho menos el que lleve tinta, ese no de no.
  7. Serrín de madera tratada o enferma: De nuevo, no queremos productos químicos para nuestro huerto; además si el serrín tiene polillas o carcoma, se las pasaremos al compost. El serrín es bueno para el compost pero sin pasarse; al igual que la ceniza, puede alterar el ph.
  8. Muchas naranjas o tomates: Demasiada acidez para el compost, solo en cantidades pequeñas.
  9. Cáscaras de nueces: Añadidas en grandes cantidades pueden contener contaminantes para algunos tipos de plantas. Además, si tu compost está preparado en 4 o 5 meses, estas no se habrán descompuesto y resulta un engorro tener que quitarlas después.
  10. Ceniza de cigarrillos: Ni pensarlo, es tóxica.
  11. Restos de escoba o aspirador: Es evidente que pueden llevar muchos contaminantes que no queremos en nuestro compost.

Estos son algunos de los ingredientes más importantes que no deberías añadir a tu compostera, existen otros que por ser bastante evidentes no los hemos añadido, como todo lo que contenga plástico, piedras, cristal, cáscaras de moluscos o productos de higiene personal, por ejemplo.

Lo mejor para ir aprendiendo es empezar a compostar, con ello te irás dando cuenta de qué puede ser bueno para tu huerto y de qué no te gustaría añadir, por qué no se descompone en un tiempo adecuado o por qué puede contener aditivos que no se eliminan con el proceso de compostaje. Te enseñamos a realizar tu propia compostera.

Si tienes cualquier duda puedes preguntarnos, no es que seamos expertos químicos pero llevamos muchos años compostando y seguro que podemos echarte una mano con alguna duda. Puedes preguntarnos en los comentarios.

 

Imágenes de pixabay.com y de foter.com